Leer como Jekyll y Hyde: exploraciones de la maqueta editorial con A Book for Two

El proyecto de A Book for Two se esfuerza por crear lo que los diseñadores denominan “una experiencia de lectura compartida”. Con este afán recoge la tradición de la narración oral y la ubica firmemente en el contexto de la era de los contenidos digitales. La lectura es tradicionalmente un acto íntimo, que excluye a las otras personas y ocupa un tiempo y un espacio reales. Walter Benjamin decía que “el lector de novela…está a solas”[1], pero el concepto de A Book for Two plantea una situación completamente distinta.

En este rediseño de una novela clásica, A Book for Two otorga a los lectores un papel activo y pone en primer plano el lugar del lector-narrador. A Book for Two facilita y fomenta la práctica de la lectura en voz alta con un formato especialmente pensado para este fin que los diseñadores han hecho deliberadamente difícil de leer a solas. El primer libro que han elegido para este procedimiento de lectura ampliada es “El extraño caso del Dr Jekyll and Mr Hyde”, de Robert Louis Stevenson, una elección particularmente atinada para un libro que está hecho de dos partes ensambladas y que necesita dos lectores. Cada uno de los elementos de A Book for Two —desde el tratamiento tipográfico hasta el formato— refiere al tema principal de la novela, la dualidad.

El proyecto de A Book for Two surgió cuando Soofiya Chaudry, diseñadora gráfica afincada en Lodres, empezó a trabajar sobre las particularidades del acto de compartir en la era digital; twiteamos nuestros viajes en tren y posteamos nuestro almuerzo en Instagram, así que ¿por qué no hacer de la lectura una experiencia igualmente compartida? Soofiya inició una investigación acerca de las posibilidades interactivas de los textos y encontró un ejemplo especialmente inspirador en la edición contemporánea (a cargo de Visual Editions) del libro “Composición nº 1”, de Marc Saporta[2], un libro que está impreso en hojas sueltas guardadas en una caja y que, por tanto, admite cualquier orden de lectura. Después de varios experimentos de diseño, entre los que se encuentran intentos como hacer que cada uno de los lectores leyera alternativamente una línea del texto o cortar la página longitudinalmente por la mitad y pedir a los lectores que interrumpieran abruptamente su lectura a media frase, A Book for Two llegó a encontrar la forma de componer el texto de forma que los lectores compartieran tanto el medio como el relato.

La propia maqueta del libro tiene el aspecto de un guión, lo que de nuevo dirige la atención hacia el aspecto performativo, casi teatral, de la lectura. Los lectores se encuentran con un libro de páginas de tamaño A4, encuadernadas por su parte superior con un doble lomo —azul para uno de los lectores, amarillo para el otro— y cada uno tiene indicado el fragmento del texto que le corresponde leer, la parte propia impresa en negro y la del co-lector en un gris muy claro. Para poder pasar cada una de las páginas y que estas sean legibles, los lectores deben sentarse uno frente al otro. El texto está compuesto en una sencilla tipografía con serifas, Caslon, que los diseñadores consideraron dotaba al libro de un “aspecto maravillosamente delicado”, adecuado para el contenido y la época de la novela, y cuya sencillez no supone ninguna distracción para la experiencia de compartir el texto.

Debido a la escala de la maqueta de la página, en A Book for Two solo se reproduce el capítulo final de la novela (de otro modo, el tomo alcanzaría un volumen considerable ¡!). Este quizás sea uno de los problemas con el que más habitualmente nos tropezamos en los rediseños que realzan visualmente una obra preexistente, ¿qué efecto tiene el hecho de cortar parte del texto, en este caso, sobre la obra? ¿Nos distrae del relato ideado por el autor? Si bien está claro que lo deseable sería imprimir la novela completa, en muchas ocasiones es necesario adaptar una obra para su forma física final sea práctica. Y en este caso no creo que esto reste efectividad a la experiencia compartida de lectura.

En ocasiones, algunas palabras o frases está impresas en verde, momento en el ambos lectores deben leer en voz alta al mismo tiempo. A menudo esas frases son un eco de los temas centrales del relato, la dualidad y la duplicidad. Con este juego de maqueta, este texto híbrido consigue al tiempo otorgar un nuevo papel a los lectores y realzar la personalidad escindida del personaje de la novela de Stevenson.

Los números de página comparten la hoja donde están impresos en fuertes colores primarios (azul y amarillo, que se superponen convirtiéndose en verde) y el propio libro se presenta en una caja verde. Es un simple recurso que, sutilmente, recuerda a los lectores su participación en la construcción de la narrativa. Sin el lector compañero, la historia deja de tener sentido. Para ser narrado, el relato exige una agencia dual o fusionada. Actualmente el libro está impreso con tecnología digital, pero los diseñadores planean imprimirlo de nuevo mediante risografía, un procedimiento que sería verdaderamente adecuado para los colores fuertes de esta edición. También hay algunos planes más ambiciosos aguardando al proyecto en el futuro: un A Book for Two que se abre desde la parte superior e inferior y desde ambos lados para permitir la lectura en grupo y también algún proyecto de apps con las que la lectura compartida se vuelve digital y multiplataforma. Esto supondría una solución para el problema del volumen de texto y permitiría componer para la lectura compartida en distintos soportes una novela completa.

A Book for Two establece una interacción abierta que descansa sobre la idea de la participación y alienta a los lectores a considerar formas alternativas de lectura. Al hacerlo, este texto híbrido crea en sí mismo una nueva experiencia que convierte la lectura de una novela en una experiencia interactiva y compartida que significa que las historias pueden, así mismo, ser compartidas.

Más información sobre este proyecto:
A Book for Two
Soofiya Chaudry
Creative Review

NOTAS:
[1] Benjamin, Walter. “El narrador. Consideraciones sobre la obra de Nicolai Leskov”. En: Walter Benjamin. Iluminaciones. Madrid, Taurus, 1987, pág. 204.
[2] Marc Saporta, “Composición nº 1” (1967), editado por Visual Editions en 2010. Existe también una edición española de la editorial Capitán Swing (2012).


Publica un comentario