Volúmenes de las tres exploraciones de El Proceso
Interior de la primera parte de Gerichtshof
Josef K., víctima de un castigo psicológico
En El Proceso la ley y el deseo tienen una estrecha relación
El significado se pierde, el texto desaparece de la página
La atmósfera naïve contrasta con el elemento burocrático
Doble página de Verfahren Das, donde el relato está invertido
Todas las palabras empleadas por Kafka, de la A a la Z

Bookscapes: re-crear “El proceso” de Franz Kafka

“Se dice que todas las cosas del mundo existen únicamente con el propósito de acabar en un libro, que nuestras vidas, nuestra historia y nuestros conocimientos están contenidos en y por los libros. Los libros son tanto una parte como un producto de la historia y la civilización humana, y también los guardianes y los protagonistas de su continuidad. Desempeñan su papel en el mundo a través de su interacción con las personas —su influjo cambia nuestro mundo— y estas, a su vez, pueden convertirse en el contenido de otros libros futuros. La naturaleza participativa de la relación entre las personas y los libros y las cualidades antropomórficas de estos, que están dotados de un interior (y por tanto adquieren capacidades autoreflexivas), convierten al libro tanto en el marco de la comprensión del mundo como en la expresión de este; mundo del que el libro es parte integral y del que es, también, la metáfora más potente.” [1]


EL CONTEXTO: LIBROS Y ESPACIOS

El objeto de mi trabajo era abordar precisamente esta naturaleza interactiva de la relación entre las personas y los libros. Podría afirmarse que la capacidad autoreflexiva del libro, que puede contener en sí mismo su propia historia y su sustancia, hace posible que este se convierta en una obra de arte y, en el arte, el libro es siempre un “espacio” en el que pueden encontrarse las cualidades, la tradición y la historia del libro.

Este proyecto tenía que ver, pues, con los libros y con el espacio. La principal pregunta a la que quería dar respuesta era de qué manera nos permiten los libros, en tanto que obra y en tanto que volumen físico, abordar algunas cuestiones sobre el espacio. ¿Cómo, por ejemplo, puede transmitir un libro una experiencia espacial real? Y ¿cuándo puede el espacio leerse como un libro? Así, indagué en aquellos elementos que pueden caracterizar la construcción del libro como edificio y como espacio articulado.

Otro objetivo fundamental del proyecto era el de crear una posible respuesta a las estructuras narrativas tradicionales en las que el lector/espectador experimenta un principio, medio y final, en ese orden estricto. Lo que buscaba con este proyecto era “romper la cadena de incidentes que a menudo implican a los personajes y animar al lector a construir su propia historia”[2] y, de esta forma, se permite, incluso se incita, al espectador a mantenerse siempre en el presente, preguntándose qué pasará al final.

Además, mediante el empleo de metáforas formales que dotan al texto de una nueva trayectoria crítica, jugué también con la forma de las historias. “Junto a las muchas formas en las que puede estructurarse un texto se encuentran las muchas formas en las que el mismo puede leerse”[3]. En este proyecto el contexto del relato era también un elemento clave: tanto su estética como la forma en las que se tratan las ideas del texto.

Tanto las distintas fases por las que pasó el proyecto en la exploración de esta ideas como los experimentos que desarrollé en la búsqueda de respuestas a mis preguntas fueron cruciales para alcanzar el objetivo final: crear un nuevo lenguaje fundado en un abordaje completamente nuevo de la lectura literaria, y particularmente por lo que respecta a la obra de Franz Kafka.


EL PROYECTO: KAFKA Y LAS FORMAS DE INDAGACIÓN

La obra de Franz Kafka ha gozado siempre de especial relevancia en la literatura moderna y no deja de despertar un enorme interés entre la crítica. La extraordinaria inteligencia de Kafka y su amplia comprensión de los conflictos sociales hacen que su obra sea hoy tan pertinente como lo era en su propio tiempo.

Mi proyecto consiste en la realización, a través de la práctica del diseño, de tres interpretaciones de una de las obras más conocidas de Kafka, “El proceso”. Partiendo de las ideas generales antes mencionadas, los tres libros resultado de mi proyecto transforman el relato de Franz Kafka, desplazándolo desde la narrativa tradicional a nuevas formas de concebir la historia. Para proporcionar una aproximación crítica al relato y ofrecer al lector la oportunidad de participar íntimamente en la esencia de este “proceso” se han explorado distintas formas de lectura, forma y narración. Algunas de las ideas presentes en este libro abordan la naturaleza espiritual del ser humano, el existencialismo, la burocracia, el sentimiento de culpa o el totalitarismo.

LIBRO 1: GERICHTSHOF

Para esta obra lo que me interesaba era proporcionar un contexto y un nuevo marco al contenido del libro. Quería que el libro mantuviera su organización original y lo que busqué era, básicamente, reformular la información y las ideas que este alberga. La idea de “Gerichtsof” es renovar y encarnar la lectura propia del texto, a la vez que se obliga al lector a tener presentes las complejidades y los absurdos del mundo cultural de Kafka.

El libro contiene secuencias de oscuridad interrumpidas por elementos de color que aluden al caos presente en el relato. En la construcción de este volumen recurrí a las interacciones entre elementos temáticos, textos y fotografías, buscando distintas posibilidades para la forma final, hasta que conseguí crear una relación entre ellos que funcionara.

LIBRO 2: WIE EIN HUND

En este caso traté de conceptualizar formalmente el papel que tienen los personajes en el espacio del libro y el modo en que su influencia resulta crucial para comprender el transcurso de la acción. Quería poner en cuestión la naturaleza espacial del libro como volumen y mostrar cómo “la secuencia autónoma espacio-tiempo” del libro queda relegada cuando son los personajes los que pasan a determinar su base.

Con este objetivo, la frase “Wie ein Hund” (como un perro), que Josef K. pronuncia al final del relato, se ha troquelado con láser en todo el libro. El hecho de que todas las páginas estén troqueladas refuerza la continuidad de la idea y hace posible alcanzar un nivel de significación muy alto.

LIBRO 3: VERFAHREN DAS

“El proceso” es una obra inacabada. Kafka indicó en su testamento que este relato debía ser destruido, pero, tras su muerte, su amigo Max Brod actuó en contra de los deseos de Kafka, editó “El proceso” dándole la forma de una novela coherente y la publicó póstumamente. El sistema de Kafka para ordenar los capítulos resultaba a menudo poco claro o era incluso inexistente; fue Brod quien les dio la forma con la que ahora los conocemos y “[…] como resultado, Brod ubicó el vacío con forma de dios al final” [4]

En segundo lugar, Kafka empleó el término “Der Prozess” en el título original de la obra. Este es equivalente a “Das Verfahren”, y ambos términos tienen más de una connotación: “… es también un enredo, o incluso un revoltijo”[5]. Kafka quería identificar el “proceso” con un proceso verbal. Este tercer libro es una respuesta crítica a todas estas ideas, y consiste en una edición del relato de “El proceso” completamente invertido.


CONCLUSIÓN

Trabajar con “El proceso” de Kafka me colocó en una posición crítica que me permitió, a su vez, producir un material crítico. En este sentido, cumplí un objetivo importante de este proyecto, el de permitir al lector adoptar un papel activo en la lectura, al pedirle que realizara el trabajo de desentrañar las ideas presentes en “El proceso”. Todo esto me animó a seguir explorando distintos estilos narrativos entre los escritores literarios y explorarlos en términos de argumentos, estructuras y significados. Este proyecto demostró ser un estimulante punto de partida de incalculable valor.


NOTAS

[1] Ian Hunt y Jane Rolo, “Bookworks”, Bookworks, Londres, 1993. [2] Maria Fusco, entrevista en “Textual Spaces”, Barlett School of Architecture, Londres, 14 de noviembre de 2005. [3] Katherine Gillieson, “The book abstracted: A meditation and two bibliographies”, Dot Dot Dot, New York, 2008. [4] Roy Pascal, “Kafka’s Narrators: A study of his stories and sketches”, Cambridge University Press, 1982. [5] Ibid.


Publica un comentario