"El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde" de R. L. Stevenson por Alberto Hernández: una experiencia aumentada de lectura

Según Peter Brooks “la acción de narrar nunca es ingenua, contar una historia puede cambiar una vida […] narrar es una actividad vital y necesaria en nuestras vidas” [1]. Las historias son un aspecto importante de la cultura y de he hecho, es muy probable que la narración de cuentos y leyendas fuera una de las primeras formas de entretenimiento.

La idea para el proyecto “Hybrid Novels” (Novelas Híbridas) surgió después de pasar un intenso periodo entre montañas de libros para adultos, novelas concretamente, que me hizo darme cuenta de que casi ninguna de ellas contenía imágenes y preguntarme por qué. Asumí que cuanto más mayores nos hacemos menos capaces somos de “leer” las imágenes, y que, además, normalmente tiende a pensarse que, en un libro, las imágenes reducen el valor de los buenos escritos. Indagué acerca de la escasez de libros ilustrados para adultos —¿por qué, si aprendemos a leer imágenes antes que a leer palabras, en los libros para adultos estas generalmente desaparecen? Los libros pueden ser mirados tanto como leídos. Esta claro que los adultos no nos conformamos solo con mirar imágenes, es a través de la lectura que aprendemos cosas nuevas, pero ¿podemos imaginar a través de la lectura de un texto tanto como a través de las imágenes? ¿Disfrutamos un libro del mismo modo que lo hace un niño?

En este proyecto mi intención fue conseguir, mediante la adición de recursos lúdicos y visuales a una novela preexistente, involucrar a los lectores en una experiencia narrativa más dinámica y ayudarlos al mismo tiempo a aprehender la historia más fácilmente. Lo que me interesa no es solo la historia que el autor ha creado para los lectores, sino la historia que los propios lectores crean en su mente a partir de una novela en particular.

Por otra parte, hoy más que nunca necesitamos, frente al avance de las tecnologías digitales, libros impresos con efectos visuales para atraer la atención de los lectores hacia los libros físicos. Esta claro que el uso de eBooks es mas cómodo y que permiten involucrarse al lector en la historia a través de una experiencia multimedia con música y luces, pero lo que diferencia el acto de leer libros físicos es la sensación de tener uno en tus manos, la sensación de pasar hojas hacia adelante y hacia atrás, el tacto y olor del papel, el color de las ilustraciones e incluso el sonido mientras se pasan las hojas. Maria Fusco afirmó que “la cualidad física de los libros es otra de sus distintivas características sociales. Las personas quieren poseer un libro, sujetarlo en sus manos, y enseñarlo. […] Las personas quieren tener libros, incluso si se puede acceder al mismo contenido por otro medio. Un libro no solo provee estructuras para el contenido, sino que además crea lazos sociales muy importante con su creador, además de con el lector” [2].


NOVELAS HÍBRIDAS

Podemos considerar una novela híbrida como un cruce entre imagen y texto. No es un libro para niños ni una novela gráfica, un comic, o un libro de recuerdos, sino un libro donde texto y recursos visuales como ilustración, fotografía, graficas de información o tratamientos tipográficos pueden entrelazarse para mantener el interés del lector, añadiendo interactividad al libro y dotando además a la página de un aspecto visual de diferentes dimensiones. Es un tipo de libro que pide ser manipulado y experimentado, que requiere las acciones del lector.

Pero el uso de elementos gráficos en la literatura no es nuevo, tradicionalmente se han utilizado imágenes como elemento decorativo en los relatos de ficción. Como Zoë Sadokierski explica, lo que es diferente sobre el estilo narrativo emergente “es que los elementos gráficos están siendo usados de un modo intrínseco a la narrativa, de un modo parecido al que las novelas gráficas usan una combinación de palabra e imagen que es inseparable” [3].

Entonces, ¿cuando aparecieron por primera vez las novelas híbridas? Podemos encontrar algunos ejemplos en trabajos tan pioneros como una serie de cinco novelas en las que Lope de Vega (siglo XVI) omitió una vocal; “The life and opinion of Tristam Shandy, Gentleman” (1759) de Laurence Sterne, en la cual el autor usó guiones, rayas y asteriscos, dejó páginas en blanco e imprimió otras páginas completamente en negro para mostrar la muerte de un personaje; “Finnegans Wake” (1922) de James Joyce, en la cual se mezcló el texto para crear diferentes efectos visuales; “Naked Lunch” (1962) de William S. Burroughs, cuyo texto reordenado desafió las ideas convencionales sobre la lectura lineal y la estructura narrativa; o “A void” (1969) de Georges Perec, que está escrito sin la letra e.


LA EDICIÓN HÍBRIDA DE “EL EXTRAÑO CASO DEL DR. JEKYLL Y MR. HYDE”

“El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde” (1886), de R. L. Stevenson, es una historia sobre el bien y el mal, sobre la dualidad y la doble personalidad. La narración contiene, además, otras ideas secundarias como la homosexualidad, la experimentación, la locura, la inconsciencia y la religión. Esta edición híbrida es un compendio de elementos que tienen que ver con el dualismo, la asimetría y las combinaciones; y todo esto es visible de la primera a la última página, desde el uso de dos tipografías diferentes, al tipo de papel e incluso los colores.

Hay varios aspectos que deben tenerse en cuenta en esta edición híbrida. Lo primero de todo, se usaron dos tipografías diferentes para componer el texto de la historia. Por una parte New Caledonia, que contiene elementos de la tipografía Scotch Roman, una de las más usadas para componer libros en la época Victoriana. Por otra parte, una de las primeras tipografías de palo seco: Grotesque, la cual se usó para componer los títulos y el orden de capítulos. Estas dos tipografías añaden una capa victoriana más a esta edición híbrida.

En segundo lugar, se usó una amplia variedad de tipos de papel para imprimir todo el material, desde papel de biblia y papel de periódico a papel estucado. Además, se usó un gran gama de colores melocotón/salmón para las páginas con la idea general de hacer alusión a las connotaciones homoeróticas escondidas en la historia. Por otra parte, la impresión en una gama de diferentes tonalidades da a esta edición híbrida una sensación más extraña y sugiere la idea de que lo que se muestra son diferentes documentos. Además, el contraste entre los colores pastel y el negro hace a los lectores pensar en la dicotomía.

En cuanto al formato, en esta edición se eligió trabajar en dos tamaños diferentes. Uno de ellos tiene el formato de la novela original, Crown Octavo (13 × 19 cm), y otro más pequeño, que es proporcional al primero. La mayoría de las veces, uno de los libros esta dentro del otro, evocando la idea de que Hyde está dentro de Jekyll. En las propias palabras de Jekyll: “Si cada uno de nosotros, me dije a mi mismo, pudiera estar albergado en diferentes identidades”.

Las imágenes usadas provienen de diferentes medios pero principalmente de estudios médicos y ejemplos de los primeros tiempos de la fotografía. Aparte, se utilizaron imágenes masculinas la mayor parte del tiempo para sugerir la idea de homosexualidad.

Los libros están encuadernados usando pegamento, que empezó a utilizarse en la época Victoriana, o grapas negras, lo que transmite la sensación de estar tratando con un puñado de documentos viejos y toscos. La estructura del libro hace referencia a la técnica narrativa de la historia, que se presenta como un dossier de testimonios de testigos.

——
[1] Peter Brooks. “Psychoanalysis and Storytelling”, Blackwell, Oxford, 1994
[2] Robert Klanten & Matthias Hübner. “Fully Booked: Cover Art & Design for Books”, Gestalten. Berlin, 2008
[3] Zöe Sadokierski. “Visual Writing: A Critique of Graphic Devices in Hybrid Novels from a Visual Communication Design Perspective”. University of Technology, Sydney, 2010


Comentarios (2)

Lo híbrido, lo ecléctico, lo humanista y lo caleidoscópico son texturas esponjosas y altamente nutritivas en una sociedad en la que prima, diría, lo opuesto. Si cuando leemos un libro ya estamos jugando a crear paletas infinitas de colores, imaginemos qué danza puede surgir leyendo bajo esta sutil manera. Apasionante simbiosis entre el contenido y la forma, fascinante y sin lugar a dudas un reto conseguir el equilibrio entre estos dos grandes términos, no sólo de la historia e historia del arte, sino también de la vida cotidiana.
Sueño ahora mismo con la melancolía secuestradora de la novela “Muerte en Venecia” de Thomas Mann. ¿Cómo no sentir un deleite sublime al imaginar que exisitera su libro híbrido? Pasar páginas y por unos segundos trasladarnos a la humedad de la ciudad soñada,sentir la decadencia y la fatalidad de una epedemia de cólera. Y todo ello con un tratamiento especial, papeles, colores, tipografías…
Llueve, llevamos días con lluvia. Y el tap-tap sobre las calles no suenan aún en los libros, tap-tap, vamos a buscarlos…

Ingrid
06.03.13

Excelente concepto superador del de novela gráfica

Raul Lilloy
22.05.13

Publica un comentario