Primer capitulo es impreso en la cubierta
El estuche contiene el libro y un espejo
Una novela dentro de una novela
Sub-novela sobre la simetría y la especularidad
Ejemplo de un tratamiento tipografico del texto
Recursos visuales reflejan el medio original según describe Calvino
Recursos visuales reflejan el medio original según describe Calvino
Detalle de la encuadernación

Martina Casonato crea una edición híbrida de "Si una noche de invierno un viajero" de Italo Calvino

Imagina que estas en una librería.
Te acabas de comprar una nueva novela de un famoso escritor italiano.
La novela se llama “Si una noche de invierno un viajero”.
Te vas a casa y empiezas a leerla. Es una novela de suspense.
Excelente.

La historia es cada vez mas absorbente y de repente…
¡Oh, no!
Hay un error de impresión. Claramente no serás capaz de leer el resto del libro.
Vuelves frustrado a la librería a quejarte y a coger un ejemplar nuevo, pero te das cuenta de que lo que has cogido pensando que era “Si una noche de invierno un viajero” es, de hecho, un libro diferente.

Este es el principio de “Si una noche de invierno un viajero”, escrito por Italo Calvino. ¿Confuso? Bueno, ese es exactamente el objetivo. La historia trata sobre un lector (o incluso mejor, El Lector) que intenta leer el libro de Calvino. Mientras lo hace, se ve obligado a interrumpir la lectura por culpa de un error de impresión y acaba encontrándose tras la pista de una misteriosa conspiración literaria que involucra otros siete libros.

Es una novela sobre novelas, o para definirlo correctamente, una metanovela. El objetivo de esta metanovela, y de la metaficción en general, es alentar al lector a plantearse preguntas sobre la naturaleza del genero de la ficción, desdibujando la línea entre lo que es real y lo que es un mero producto de la imaginación. Aquí es donde mi proyecto entra en juego. Mi interpretación gráfica de la novela de Calvino pretende ofrecer al lector una experiencia más lúdica y absorbente, revelando ante sus ojos el tema principal del libro, es decir, la continua superposición entre ficción y realidad.

Tradicionalmente, la lectura de un libro empieza en la pagina 3. Abrir el libro marca ya los límites entre la realidad y la ficción: una vez has abierto la cubierta y te has sumergido en el texto, todo lo que hay a tu alrededor empieza a desenfocarse, las letras ya no se ven sino que se leen. “Estás a punto de empezar a leer una nueva novela de Italo Calvino, ‘Si una noche de invierno un viajero’. Relájate. Concéntrate. Aleja de ti cualquier otra idea. Deja que el mundo que te rodea se esfume en lo indistinto” (Italo Calvino, “Si una noche de invierno un viajero”, Einaudi, Turin, 1979).

Dado que el primer capítulo es realmente un tipo de “guía preparativa a la lectura” (donde Calvino habla directamente al Lector y le sugiere cómo abordar su novela), para mí tenía sentido imprimirlo fuera del espacio tradicional del libro, es decir, en la cubierta. De esta manera el proceso de lectura empieza antes de entrar realmente en el mundo de la ficción y la línea que separa los dos mundos (el ficticio y el no ficticio) se desdibuja. De manera similar, el último capítulo está impreso en la cubierta trasera, marcando el final de la ficción y la vuelta al mundo real.

Junto con el volumen, al Lector se le entrega un espejo que tendrá que usar para leer el capítulo “En una red de líneas que se entrelazan” (la “historia geométrica”, como Calvino lo llama, donde el tema principal es la especularidad y la simetría). Además del propósito práctico, el espejo evoca el concepto de la autoreflexividad que tan de la mano va con la metaficción. Mirando el espejo, el Lector identifica, además, al protagonista de la novela de Calvino. Tanto el libro como el espejo se guardan en un estuche que está perforado de tal modo que permite leer el título y el nombre del autor en la cubierta del libro. La indicación “This is not” (esto no es) impresa en el estuche (que rinde homenaje al “Ceci n’est pas…” de Magritte) hace referencia al hecho de que El Lector protagonista del libro descubre que lo que él compró creyendo que era “Si una noche de invierno un viajero” había sido en realidad sustituido —debido a la conspiración— por un libro polaco titulado “Fuera de la ciudad de Malbork”.

Una vez dentro del libro, dentro de la historia, el Lector se encuentra diez subnarraciones diferentes, libros dentro de libros. Calvino presenta algunos de ellos en forma de libro y otros en un formato diferente (hojas sueltas, fotocopias, en rollo, etc.). Para crear un efecto de enmarcación, cada una de las diez historias están en un formato mas pequeño que la historia principal. Para aumentar esta confusión entre la realidad y su representación, el libro contiene también simulaciones del formato en el que las diez historias están impresas, según las describe Calvino. Además, las fotografías ayudan a transmitir la tridimensionalidad del objeto y a confundir al lector sobre lo que es real y lo que no. El texto esta compuesto en Bembo, una reproducción digital del tipo romano de Francesco Griffo diseñado por Stanley Morison para Monotype en 1929. Este tiene un aire tradicional y sereno que se ajusta perfectamente al libro de Calvino. El hecho de emplear una de las más eminentes tipografías italianas para un texto de uno de los más eminentes autores italianos es justo la guinda del pastel.

Hasta ahora se han hecho muchas cosas en el campo de la narrativa visual y se ha escrito mucho sobre ello. Cuando empecé este trayecto hace casi nueves meses, solo tenía una vaga idea de mi destino. Tenia unos cuantos puntos de referencia, uno de ellos, en concreto, era mi interés por el diseño editorial. Exploré el campo de la narrativa visual y acabé en el mundo de la metaficción, el lugar donde uno pierde el sentido de la realidad.

Por último, mi proyecto esta dividido entre dos fuerzas opuestas: una centrípeta, apuntando hacia el interior del libro, y la otra centrifuga, dirigida hacia el mundo exterior donde se encuentran los lectores. Como Natoli comenta:

“Por una parte tenemos la autoreflexividad, dirigida interiormente hacia el arte, por otra parte, un impulso que es dirigido hacia el exterior e involucra al mundo. Este impulso es atribuido vagamente a una energía latente en el lenguaje. Como Richard Pearce comenta mas claramente en su discurso sobre ‘Surfiction’: ‘el medio se reafirma a sí mismo como una fuente de interés y control’” (Natoli, J. P., “A Postmodern Reader”, Suny Press, Albany, 1993).

Algo que tuve en mente todo el tiempo fue la intención de crear una obra con sentido que pudiera aumentar realmente la experiencia de lectura. Como Calvino, yo también tenía Un Lector en mi mente y mi objetivo era involucrar a ese Lector y crear a su alrededor una interacción lúdica con el texto. Lentamente, el objetivo de mi proyecto fue cambiando, desde el propósito de entretener meramente a mi Lector hasta el de retarle intelectualmente, haciendo que se plantee preguntas sobre el libro como objeto, del mismo modo que Calvino lo hace exponiendo las estructuras de un texto ficticio.

Si lo he logrado o no, es cosa del Lector decidirlo.


Comentarios (3)

Is this or will this be available for purchase?

Dustin
03.07.13

Hello Dustin,
my apologies for the late reply and thank you for your interest! Unfortunately the book up to now is still a one-off piece and not available for purchase, but I’ll keep you updated in the event of publication!

Thank you and all the best!

Martina

Martina Casonato
15.07.13

I would love to purchase the book as well if and when available.. I think your approach is marvelous and brings the reading experience to a whole different level!

Michal

Michal
15.02.14

Publica un comentario