Fortunato Depero, Depero Futurista, Edizioni Dinamo Azari, Milán, 1927
Fortunato Depero, portada para la revista Vanity Fair, 1930
Fortunato Depero, Grattacieli, 1929
Fortunato Depero, Emporium (portada), 1927
Francesco Cangiullo, Pentagramatta, G. Casella, 1923
-
F. T. Marinetti, Zang Tumb Tumb, Edizione Futuriste di Poesia, 1912
Luciano Folgore, Ponti Sull'Oceano, Edicioni Futuriste di Poesia, 1914

Futurgrafía. Caligrafías y tipos en el futurismo italiano

El espíritu transgresor del Futurismo italiano tuvo una de sus manifestaciones en una tipografía que pretendía dinamitar las encorsetadas reglas del libro decimonónico y las tendencias de las publicaciones fin de siècle, mediante un retorno al origen, al irracionalismo y la reivindicación de la locura que llevó a escritores y pintores futuristas a desdeñar el espacio tradicional literario para convertirlo en una representación fundamentada en la verbalización de la palabra y su fonética. El ataque a la tradición tipográfica de imprenta se materializó en textos realizados con letras a mano alzada y caligrafías, patrones de trabajo que se extendieron a lo largo de más de treinta años, en una de las producciones de vanguardia más arriesgadas y que influyó en los ismos literarios y artísticos coetáneos y posteriores. […] La revolución tipográfica futurista se inició en 1912, cuando Marinetti inventó las palabras en libertad, en donde la poesía asume un rol aglutinante que elimina las diferencias con el resto de artes, especialmente la pintura y la música. La antología I poeti futuristi (1912) concluye la experimentación futurista ligada al verso libre, es decir, los hábitos simbolistas que marcaron los orígenes de la vanguardia italiana, para adaptar, mediante palabras en libertad, expresiones más veloces y modernas. La arquitectura tipográfica tradicional fue aniquilada o apareció testimonialmente apropiada en nuevos mecanismos creativos. El poeta publicó directamente en francés el Manifesto tecnico della letteratura futurista (1912) proclamando la abolición de toda construcción gramática y sintáctica. Le siguió un Supplemento (1912) que concretaba las innovaciones acompañado de un ejemplo de palabras en libertad, Battaglia peso + odore (1912), un poema determinado por la belicosidad, la violencia, la ciudad, la máquina y la irreverencia. La liberación de la palabra tiene una dimensión automática similar a la preconizada por André Breton en 1919, una creación pura sin la coerción de la gramática y sintaxis.

En octubre de ese año Marinetti reemprende la escritura de Zang Tumb Tuuum con una literatura similar a las innovaciones visuales de Braque y Picasso, además de publicar Distruzione della sintassi. Immaginazione senza fili. Parole in libertà (1913) aboga por una revolución tipográfica a partir de la destrucción de la armonía del color y los diferentes tamaños de letra. La literatura sin hilos, radiotelegráfica, había de ser capaz de transmitir mensajes aboliendo el medio y las diferencias entre las metodologías expresivas. La letra se convierte en objeto, en signo, trasladando la idea de “una nueva concepción de la página tipográficamente pictórica” que condenaba el simbolismo y las innovaciones de Mallarmé. La nueva tipografía debía constituirse con elementos visuales modernos, imágenes simultáneas, aeroplanos, dirigibles, automóviles, trenes, energías y explosiones, hasta llegar, en palabras de Marinetti, a moléculas y átomos.

La publicación de Zang Tumb Tuuum en 1914 superaba al libro tradicional por la visualidad de la página en la que los caracteres respiran como entes vivos. Aunque la mayoría del libro está compuesto con caracteres de imprenta, la importancia del tipo dibujado se observa en los bocetos como “Bombardament d’Adrinople” (1913) sobre el que se articula su estructura, así como en elementos compositivos propios.

Con la publicación de Zang Tumb Tuuum hasta el final del movimiento, a mitad de los cuarenta, fueron muchos los artistas y escritores que elaboraron sus tablas paroliberas con características comunes aunque con soluciones diversas.

Lee el artículo completo aquí.


Publica un comentario